Contexto

En los últimos 30 años el número de casos prevalentes de TEA ha ido aumentando al margen de donde se haya desarrollado el estudio. Las organizaciones de padres promueven mejoras en la prestación de los servicios que estas personas reciben ante muchos gobiernos nacionales de la Unión Europea. Es esperable que en los próximos años el aumento de la presión política obligue a los gobiernos a responder adecuadamente a estas demandas. La falta de métodos para obtener una información valida y reproducible acerca de las tendencias de los TEA en Europa podría ser un obstáculo importante para el desarrollo de una respuesta apropiada por parte de los gobiernos.

El reconocimiento de los TEA como una emergencia de salud pública, recientemente señalado tanto por las Naciones Unidas y por la OMS requiere de una respuesta inmediata y organizada. Para alcanzar objetivos de concienciación, detección e intervención temprana y mejoras de la calidad de vida de las personas con TEA a lo largo de su vida, se requiere de una adecuada coordinación. Esta aproximación debería promover la obtención de beneficios tangibles e inmediatos para todas las personas con TEA y sus familias, mientras se apoyan cambios sistemáticos amplios que proporcionen soluciones sostenibles en la comunidad.

UN

who